sábado, 24 de enero de 2015

Review Sexta Temporada


Actualizado hasta el 6x09 'I Alone'

¡Atención, entrada con spoilers! - Artículo de opinión

6x01 "I'll Remember"


El jueves comenzó la sexta temporada de ‘The Vampire Diaries’, y lo hizo con muchos cambios. Cuatro meses han pasado desde la tragedia vivida en el final de la quinta temporada, donde Damon y Bonnie sacrificaron sus vidas para que sus amigos pudieran salvarse.


Cuando regresamos, nos encontramos a cada uno de los personajes lidiando con la pérdida de sus amigos y el exilio de su pueblo de maneras muy diferentes. Algunas más sanas que otras.

Stefan, por ejemplo, ha decidido darse por vencido en la búsqueda de su hermano y comenzar de cero en otro lugar. Para ello ha adoptado una identidad diferente, ha encontrado un trabajo de mecánico tiene una nueva novia, Ivy. Sin embargo, sus amigos de Mystic Falls no le dejarán escapar de los problemas en casa tan fácilmente. Alaric, Elena, pero especialmente Caroline, continúan llamándole con la esperanza de que este decida regresar a casa y ayudar a solucionar el desastre; lo que hace todavía más difícil para Stefan poder avanzar.

Elena, por su parte, está viviendo en una realidad alternativa producto de su mente. Aunque a al principio parece estar más centrada que nunca, esforzándose en sus estudios de medicina y preocupándose por su hermano Jeremy, en realidad, se encuentra en un estado de negación.

En este capítulo descubrimos que Luke se sintió tan culpable por su papel en la muerte de Damon que decidió “ayudar” a Elena, proporcionándole unas hierbas que le permiten alucinar con su novio muerto. Una mala idea, se mire por donde se mire, ya que esto no solo le impide despedirse apropiadamente de él y seguir adelante con su vida, sino que pone en peligro a las personas de su entorno, ya que un efecto secundario de estas hierbas es el ansia de sangre.

Al final, su subconsciente le hace ver que no puede seguir así y que tiene que decir adiós. Antes de hacerlo recurre a Stefan para que le dé esperanzas y le diga que traerá a Damon de vuelta, pero este le confiesa que hace tiempo dejó de buscar. Elena destrozada acude a la cripta Salvatore donde intenta despedirse de Damon sin éxito.


Al final del capítulo, durante una conversación en la que Alaric y Elena hablan sobre lo que conlleva ser vampiro, esta le pide que, dado que no puede deshacerse del vampirismo, borré de su memoria que alguna vez estuvo enamorada de Damon. Elena no cree que pueda ser capaz de vivir para toda la eternidad sin Damon, no después de todo lo vivido en el pasado. Alaric no llega a responder a su petición en este capítulo, por lo que tendremos que esperar a la semana que viene para averiguar si accede o no, y de hacerlo, qué repercusiones puede tener esta decisión.

Resucitado de entre los muertos y convertido en vampiro original, Alaric ha conseguido un trabajo como profesor de ocultismo en la Universidad de Whitmore, donde está tratando de ayudar a todos con su sufrimiento al tiempo que afronta sus propios problemas. Pero también queda tiempo para el amor, y es que parece que algo va a florecer entre nuestro exprofesor de historia favorito y Jo, la profesora de medicina de Elena. Eso sí, siempre y cuando Alaric pueda recuperar sus habilidades amatorias.

Durante el capítulo descubrimos que Jeremy y Matt apenas han salido de Mystic Falls en estos cuatro meses. Y mientras que Matt está aprendiendo técnicas de autodefensa con un grupo de voluntarios del pueblo, Jeremy está lidiando con la muerte de Bonnie de la peor manera posible: jugando videojuegos todo el día, emborrachándose, enrollándose con chicas al azar… Aunque insana, realmente es una de las formas de duelo más comprensibles de todas las que nos han mostrado en este capítulo. La otra reacción más comprensible y normalizada es la de Caroline.


Nuestra vampira rubia favorita está tratando de romper el hechizo antimagia que les impide poner un pie en Mystic Falls. Sin embargo, Caroline se ha encontrado sola en esta tarea. Alaric se encarga de proporcionarle recursos que pueden ayudarle a revertir el hechizo, pero nadie parece demasiado interesado en llevarlo a cabo, en especial Matt.

Desde que los vampiros no pueden acceder a Mystic Falls el índice de criminalidad ha disminuido y a Matt le gustaría que eso permaneciera así, por mucho que quiera a sus amigos. Paradójicamente, Mystic Falls se ha convertido en el lugar más seguro para los humanos.

Caroline no está pasando por un buen momento, ha dejado la Universidad de Whitmore y se ha trasladado a un apartamento cerca de los límites del pueblo para poder estar más cerca de su madre y de lo que le resulta familiar. Además, el hecho de que Stefan se marchara sin despedirse y no haya contestado a ninguna de sus llamadas, realmente le está afectando.

Tyler, el híbrido ahora convertido en humano, parece estar trabajando en sus problemas de rabia gracias a su participación en el equipo de fútbol de la Universidad. Además parece haber estrechado lazos con Elena durante el verano, llegando a convertirse en un apoyo muy importante para ella.


Hemos podido ver en este capítulo como Tyler se enfrentaba a Luke por estar jugando con la mente de Elena, ayudándole a autoengañarse. El personaje de Tyler no tuvo un propósito definido en la serie la pasada temporada, pero hacerlo un pilar importante en la vida de Elena me parece una gran idea, especialmente ahora que tanto Matt como Stefan no están ahí. Siempre había sentido que Tyler estaba bastante desconectado del resto, en especial de Elena, y eso le restaba peso en muchas de las tramas para mi gusto.

En el apartado amoroso me gustaría destacar la creciente tensión no resuelta entre Liv y Tyler. Ya en la temporada anterior hubo algún momento entre ellos que hizo pensar a la audiencia en un posible emparejamiento, y por lo que hemos podido comprobar en el capítulo, no nos equivocábamos. Aunque como bien apunta Alaric, es bastante evidente que él está más interesado que ella.


El capítulo ha terminado con una escena, cuanto menos curiosa, de Bonnie y Damon (esta vez el de verdad) preparando el desayuno. Por sus atuendos y el escenario en el que tiene lugar la escena podemos asumir que todavía queda mucho por desvelarse. Y no sé vosotros, pero yo me muero de la curiosidad por saber dónde están. Espero que tanta expectación acerca del misterioso paradero de Damon y Bonnie sea merecida.

Un capítulo introductorio y bastante relajado. Lo esperable de un capítulo de estreno de temporada, cuya función principal es sentar las bases de tramas futuras y ayudar a ubicarnos en la vida de los personajes. Algo imprescindible tras un salto temporal de cuatro meses.

6x02 "Yellow Ledbetter"

El capítulo de esta semana de ‘The Vampire Diaries’ se ha centrado en tres líneas argumentales con las que poco a poco vamos hincándole el diente a la nueva temporada.


La primera trama ha sido la formada por Enzo, Stefan y Caroline. La vampira finalmente ha descubierto a través de Alaric, que nadie ha estado haciendo nada por buscar una manera de traer a Damon y Bonnie de vuelta. Tan grande es su indignación que recurre a Enzo, quién ha estado todo este tiempo buscando respuestas por su cuenta y a su peculiar manera. He de reconocer que nunca pensé que serían estos dos los más activos en resolver el desastre.

Ambos deciden formar equipo para seguir una pista sobre el aquelarre Géminis, pero al final resulta que Enzo lleva a Caroline a ver a Stefan, quién ha estado jugando a las casitas con Ivy.

De cualquier forma, el aquelarre de brujas Géminis ha sido mencionado en dos ocasiones a lo largo del capítulo, y no creo que haya sido por casualidad. Espero que pronto lo exploren, ya que presiento que tiene algo que ver con nuestro par de brujos gemelos favorito.

Cuando Caroline y Enzo visitan a Stefan, este estaba esperando a Ivy para cenar. Al final, la cena termina convirtiéndose en una incómoda reunión donde se lanzan trapos sucios unos a otros. Enzo y Stefan tienen dos puntos de vista muy diferentes al respecto de lo que debería hacerse en esta situación. Mientras que para Stefan lo correcto a estas alturas es avanzar, para Enzo uno nunca debería rendirse en su propio hermano, y así se lo hace saber de una manera pasivo-agresiva.

Stefan escucha sin querer una conversación entre Caroline y Alaric acerca de Elena, pero el vampiro deja claro que ya no le importa. Este es el detonante de una discusión entre ellos, en la que Caroline le recrimina a Stefan que haya dejado de preocuparse por arreglar este desastre y no se haya molestado si quiera en contestar a sus llamadas. Stefan responde que no las escuchó, lo que provoca que Caroline se marché furiosa por su desinterés.

Cuando entra en el coche y ve a Caroline llorando, Enzo regresa a buscar a Stefan para básicamente cantarle las cuarenta; y la conversación termina con Ivy muerta. Ambos tienen maneras diferentes de ver las cosas, pero ninguna tiene por qué estar mal. La reacción de Stefan es probablemente la más lógica después de cuatro meses, y en circunstancias normales lo sería más todavía, pero tratándose del mundo sobrenatural en el que viven, donde todo es posible, la reacción de Enzo es más que razonable. Siempre han encontrado una solución aun cuando parecía que no la había, por lo que no hay razón para pensar que esta sea la excepción.


Otra trama del capítulo ha sido la formada por Elena y Alaric. Finalmente hemos averiguado que Alaric accedió a borrarle todos los recuerdos amorosos de Damon a Elena. Para ello, Alaric se ha estado preparando a conciencia, ya que como él mismo dice, va a modificar tres años de su vida. Según explica Alaric, la idea es eliminar los recuerdos más significativos que tenga de él hasta que lleguen al momento clave, el momento en el que Elena supo que le quería. De manera que al borrarlo se produzca un efecto dominó y se modifiquen todos los demás recuerdos que hayan quedado sin borrar.

Estoy segura de que este capítulo habrá entusiasmado a los fans de la pareja, pues ha permitido confirmar cuestiones que han sido siempre motivo de debate. Además, la fórmula utilizada en el episodio permite mantener vivo el romance de la pareja, que en estos momentos se encuentra separada.

Aunque no todo ha sido color de rosa, pues una vez Alaric ha eliminado el recuerdo en el que Elena supo que quería a Damon, los únicos recuerdos que han permanecido en su mente han sido los malos. En especial, el recuerdo de que Damon mató a Jeremy.

Quiero pensar que la eliminación de ese recuerdo, junto al del día en que se conocieron y al del baile de Miss Mystic Falls, ha hecho que la concepción que ahora Elena tiene de Damon sea la que esta hubiera tenido de no haber vivido nunca ninguno de esos momentos.

Ahora mi duda es cómo piensan solucionar este lío una vez regrese Damon, que lo hará. No dudo que los recuerdos de Elena regresen eventualmente, dado que por mucho que quieran asustar a los espectadores no pueden permitirse el lujo de borrar de golpe y porrazo tres años de la historia más rentable de la serie. Así que mi pregunta es, ¿qué as tendrán guardado bajo la manga esta vez? Sinceramente, a veces pienso que de tanto que quieren impresionar con lo extremo de sus giros, solo consiguen que surjan incoherencias.

Pero como no me gusta adelantarme a los acontecimientos, esperaremos a ver cómo lo resuelven llegado el momento. Mientras tanto, esta trama nos ha dejado a una Elena renovada dispuesta a empezar de cero en todos los aspectos de su vida.


Por último, nos queda hablar de la trama de Damon y Bonnie. Personalmente considero que ahora mismo esta trama es el atractivo principal de la serie, así como lo más interesante y novedoso que han hecho desde hace tiempo.

Poco a poco vamos descubriendo más acerca de su misterioso paradero. Pero la pregunta a responder no era, en realidad, dónde estaban, sino cuándo. Resulta que Damon y Bonnie se hallan reviviendo el mismo día, 10 de mayo de 1994, una y otra vez. Además, no sé si lo sabéis, pero los títulos de los capítulos de esta temporada corresponden a canciones publicadas en 1994.

El hecho de que Damon haya mencionado que se encuentran en su infierno particular, me ha hecho pensar que cuando Damon y Bonnie se dieron la mano probablemente se trasladaron a un día concreto en la vida de Damon (con eclipse lunar incluido), que parece no haber sido muy agradable. De cualquier forma, al final del capítulo han averiguado, gracias a un crucigrama, que no están solos.

En el capítulo nos han mostrado a Damon y Bonnie en tres momentos distintos, a su llegada a esta nueva realidad, pasados dos meses y  en el presente. Esto nos ha permitido ser testigos de su dinámica durante estos cuatro meses, que preveo será uno de los principales enganches de la temporada. Además, la dinámica de los personajes Enzo-Caroline y Alaric-Elena también parece haber sido bastante bien recibida por el público.


Por último, queda hablar de dos de los nuevos personajes. Por un lado, Trip, un personaje cada vez más sombrío, que en este capítulo hemos descubierto que se trata de un Fell. Además de pertenecer a una de las familias fundadoras de Mystic Falls, eso solo puede significar que siente un odio irracional por los vampiros, como ya hemos podido comprobar al final del episodio. Por otro lado, hemos profundizado en el personaje de Sarah, la nueva “amiga” de Jeremy. Lo curioso es que parece ser que la chica tiene relación con alguien de Mystic Falls. No dejo de pensar en que puede ser pariente de Bonnie, ¿una hermana perdida, quizás?

Desde luego, no cabe duda de que solo estamos arañando la superficie de lo que sea que nos tengan preparado para esta temporada.


6x03 'Welcome to Paradise'

El último capítulo de ‘The Vampire Diaries’ ha llegado cargado de emociones y sentimientos.

Por un lado, Elena vuelve a estar fresca como una lechuga después de que Alaric le borrase los recuerdos de Damon en el anterior capítulo. Pero por otro, Caroline ya no sabe cómo hacer para devolver el sentido a sus amigos. Unos por desconocimiento y desánimo, y otros porque tienen sus propias preocupaciones, el caso es que nadie está haciendo nada por destruir el hechizo antimagia que afecta a Mystic Falls, y mucho menos por traer a Damon y Bonnie de vuelta.



Su mayor aliado ha resultado ser quién menos hubiéramos esperado que fuera… Enzo. Los dos parecen estar desarrollando un vínculo de amistad, ya que como bien apunta Caroline, Enzo se ha convertido en una de las personas más estables en su vida ahora mismo. La dinámica formada entre estos dos personajes aporta frescura a la serie, algo que no le viene nada mal.

Pero no todos aprecian a Enzo tanto como Caroline. Sin ir más lejos, Stefan ha decidido regresar a “casa” con el fin de encontrar a Enzo y matarlo en represalia por lo sucedido con su novia Ivy. Cuando este llega lo primero que hace es visitar a Elena, quien le informa de una fiesta a la que asistirá Enzo. Esto hace que su interés por asistir florezca repentinamente.


La mayor parte de la acción del capítulo ha tenido lugar en una fiesta en el río (si, en una de esas fiestas adolescentes de americanos tan típicas en la serie). Elena ha sido la encargada de reunir a todo el grupo de amigos para pasar una tarde de diversión, pero ¿cuándo ha salido algo según el plan? Exacto. Y esta vez no iba a ser la excepción.

Además, Elena se ha tomado la libertad de invitar a Liam, su compañero de medicina, con el que piensa emparejar a Caroline. Sin embargo, este tiene otros planes, ya que el objeto de su interés es, en realidad, la propia Elena.

Elena no es ella misma, eso es algo de lo que tanto Caroline como nosotros nos hemos dado cuenta a lo largo del capítulo. No solo no recuerda a Damon, sino que parece una persona diferente. De hecho en varias ocasiones, Caroline le deja caer a Elena su desaprobación por su reciente lobotomía. Obviamente, la desmemoriada Elena no tiene ni idea de a qué se refiere. Para Matt esta diferencia en Elena es simplemente porque está feliz. Opiniones para todos los gustos.


El encuentro entre Stefan y Enzo ha terminado con este último salvándole la vida de un cazador de vampiros. Aunque de haber sabido que al final del capítulo Stefan ayudaría a su captura, probablemente se lo habría pensado dos veces antes de hacerlo. Sin duda, esto no le gustará nada a Caroline cuando se entere, y es que la relación de Stefan y Caroline está atravesando un momento complicado. La joven no pierde ocasión para intentar hacer entrar en razón a Stefan, diciéndole que le importan sus amigos y que los echa de menos, incluida ella. Sin embargo, Stefan sigue en su estado habitual de pasotismo y cabezonería e ignora completamente las palabras de Caroline.

Al final del capítulo, Caroline y Elena comparten una emotiva escena en la que esta le pregunta si tiene sentimientos por Stefan, y finalmente escuchamos por boca de Caroline afirmar que, en efecto, los tiene.


En cuanto a Jeremy, este se ha mudado a la mansión Salvatore con la misteriosa Sarah (no mencionaré la tristeza que me ha provocado la ausencia de Salvatores en esa casa). La chica posee una historia familiar que da la sensación de ser un elemento clave esta temporada. Al parecer su madre fallecida vivía en Mystic Falls, al igual que su padre, pero todavía no tenemos ninguna pista acerca de su identidad. Espero que resuelvan este misterio cuanto antes porque estoy oficialmente intrigada.

Por lo pronto, hemos descubierto que Sarah no ha olvidado que Elena la mordió. La compulsión es en esencia magia, por lo que parece lógico que al entrar a Mystic Falls esta haya desaparecido. Ahora, la verdadera pregunta es, ¿Por qué se acerca a Jeremy entonces? ¿Y por qué no confiesa?

En este capítulo también hemos podido comprobar que la tensión sexual no resuelta entre Liv y Tyler no ha dejado de crecer, y cuando explote no me gustaría estar cerca. La chica ha confesado que quiere verlo como un imbécil agresivo para evitar enamorarse de él. Veremos donde acaba esta historia que no ha hecho más que empezar.

También durante el capítulo se ha explorado a los nuevos amigos de Matt. Gracias al incidente con Enzo y Stefan hemos descubierto que todos ellos forman parte de una red de cazavampiros liderada por Tripp. ¿En qué bando se posicionará Matt? La respuesta obvia sería con sus amigos, pero sus actos en los últimos meses podrían posicionarle en una zona gris.



Por último pero no menos importante, queda hablar de la trama de Damon y Bonnie, los cuales siguen con su peculiar dinámica de “matrimonio cascarrabias” tan deliciosa de ver.

Mientras hacían la compra los hemos visto discutir su último descubrimiento, es decir, la posibilidad de que no estén solos en esta otra realidad. Pero Damon se niega a admitir esta posibilidad, dado que como dice Bonnie no quiere hacerse ilusiones de volver a ver a Elena. Sin embargo, un tío vivo en marcha y su coche estacionado en el parking del supermercado han bastado para dar esperanzas al vampiro de un posible regreso a casa. Pero tan rápido como llegaron se marcharon; y Bonnie le reprocha su constante pesimismo y escasa colaboración, retandole incluso a quitarse el anillo y acabar con todo de una vez.

Cuando Damon regresa al interior del supermercado hay un tipo llamado Kai esperándolo. Este le revela que ha estado observándoles desde hace tiempo. Los dos se enzarzan en una pelea y cuando Kai está a punto de matar a Damon, aparece Bonnie. La motivación de salvar a su compañero de penurias le devuelve su magia. Al final, Kai confiesa que su intención nunca fue matar a Damon, sino provocar que Bonnie recuperase sus poderes. Según él, será la magia de Bonnie lo que los saque de allí. Aunque si yo fuera ellos no me fiaría mucho de un tipo que acaba de intentar matarme y del que no conozco absolutamente nada.


Lo único en lo que estoy de acuerdo con él es en que, en realidad, Damon y Bonnie se quieren a su manera. Por un lado, la razón por la que Damon no se ha dado por vencido es que pese a todo, vivir en compañía de Bonnie no es el peor escenario del mundo, y por otro, Bonnie está feliz y agradecida de no tener que pasar por esto sola, no como la primera vez. Pero son demasiado cabezones como para rebajarse a dar el primer paso y mostrar algo de cariño. Un momento que espero llegar con ansias.

Poco a poco se va dando forma a todas las tramas de la temporada, las cuales de momento no tienen mala pinta.


6x04 'Black Hole Sun'


El capítulo de esta semana de 'The Vampire Diaries' ha supuesto el auténtico pistoletazo de salida de la temporada. "Black Hole Sun" es el primer capítulo de flashbacks de la temporada, que en esta ocasión se han centrado en profundizar en la complicada relación de los hermanos Salvatore. 

Por un lado, nos encontramos a Bonnie, Damon y su nuevo “amigo” Kai tratando de reunir todos los ingredientes para volver a casa. El primero y más importante es la magia de Bonnie, el segundo el poder del eclipse y el tercero un artilugio llamado “ascendente” que pertenece a la familia de Kai. Este último considera que Damon se está ganando el billete de vuelta a casa sin esfuerzo. Por ello, le presiona para revelar la razón por la que piensa que este es su infierno personal.

A través de flashbacks al día 10 de mayo de 1994, los espectadores han colocado una pieza más en el puzle de la complicada relación de los hermanos Salvatore. Todos teníamos claro que algo importante había pasado entre ellos para que se tuvieran ese odio desmedido al comienzo de la serie, y por fin hemos descubierto qué. Esta es una de las razones por las que la serie continúa enganchandonos. Todo se termina explicando, y aun después de seis temporadas y más de cien episodios, seguimos descubriendo cosas que nos ayudan a comprender mejor a sus personajes.

En estos flashbacks nos han mostrado el regreso de Damon a Mystic Falls, dispuesto a empezar de cero con su hermano. Sin embargo, las cosas no salen como esperaban. Damon y Stefan siempre han tenido ideas muy diferentes de lo que significa ser un vampiro y de cómo deben comportarse; por lo que el choque de trenes era inevitable.


En una fiesta organizada por Zach Salvatore con motivo del eclipse, Stefan descubre que Damon ha estado alimentandose de la novia de su tío Zach. Para Damon esto es lo más normal del mundo, la ya conocida técnica de “cazar, comer y borrar”, pero Stefan no comparte este sentimiento, y menos tratándose de amigos y parientes que están teniendo la amabilidad de acogerlos. Stefan termina rompiéndole el cuello (para variar) a Damon y aislándolo.

Cuando Damon despierta, ambos tienen una dura conversación con claras reminiscencias a lo que Stefan opinaba de Damon en las primeras temporadas de la serie. En especial, Stefan destaca que cada vez que lo ha dejado entrar, este ha destruido todo lo que estaba construyendo. Sin embargo, en una escena sucesiva vemos a interesante, ya que cada uno tiene una versión bien distinta de lo sucedido entre ellos.

Para Stefan, en 1912, Damon lo empujó a convertirse en el destripador; en 1942, casi lo descarrila de nuevo; y en 1977, casi mata a su mejor amiga Lexi cuando esta trataba de ayudarlo. Por el contrario, para Damon, en 1912, le mostró a Stefan quién era realmente; en 1942, le dio su libertad; y en 1977, su amiga casi muere porque debía haber sido Stefan, y no ella, quién estuviera ahí para ayudarlo. ¿Quién gana la batalla de reproches? En mi opinión, ambos tienen su parte de razón y mirándolo desde su punto de vista es comprensible que opinen como lo hacen.



Finalmente, Damon consiguió escapar, y en represalia asesinó a todos los huéspedes de la fiesta, incluida la novia embarazada de Zach Salvatore. Pero, y aquí una de las grandes revelaciones de la noche, el bebé no murió como todos pensaban. De hecho, se trata de la misteriosa chica que llegó a Mystic Falls en el primer capítulo de la nueva temporada, y que ha resultado ser nada más y nada menos que Sarah Salvatore.

No negaré mi entusiasmo por tener un miembro más de la familia Salvatore en la actualidad. Además, creo que puede crear una dinámica muy interesante con ambos hermanos. En especial con Damon, y digo esto por su directa implicación en el asesinato de sus dos progenitores. Es de esperar que al principio Sarah se muestre reticente a querer tener relación con ellos. Sin embargo, lo quiera o no son la única familia que tiene.



De vuelta al presente, Bonnie descubre que Kai ha tenido el ascendente desde el principio y que solo estaba probando la precisión de su magia recién recuperada. Sin embargo, gracias a una noticia del periódico Bonnie y Damon descubren a tiempo que Kai mató a toda su familia a sangre fría. El propio Kai, cuyo nombre completo es Malachai, les relata la trágica historia sin pestañear si quiera y les menciona que el aquelarre Géminis no se lo tomó demasiado bien. Un breve inciso, cada día tengo más claro que este es el aquelarre al que pertenecen Liv y Luke. Y aquí llega otro de los grandes descubrimientos del capítulo, Damon y Bonnie están en la prisión de Kai, es decir, en la dimensión creada por el aquelarre Géminis para Kai como castigo por su crimen. La única pregunta que sigue sin responderse y qué espero lo hagan en algún momento es, ¿por qué han ido a parar allí?

De todas formas, me parece una trama muy novedosa y original, lo que agradezco enormemente. Además, creo que Kai es un villano retorcido con una vis cómica que va a darle mucho juego a la serie.

Por otro lado, tenemos a Stefan y Elena. La joven le ha pedido a Stefan que le enseñe su método para seguir adelante. Ya sabéis, ese método en el que adopta una identidad diferente. Las escenas entre ambos son bastante cómicas. En especial, la escena en la que Stefan finge pedirle matrimonio a Elena Williams. Bromas aparte, Stefan tiene un hábito adquirido muy poco saludable que no se nos había revelado hasta ahora. El vampiro se mete o más bien provoca peleas en las que recibe palizas para sentir algo. Afortunadamente, una oportuna Elena interviene en el conflicto.


A continuación, ambos mantienen una conversación en la que Stefan le dice claramente a Elena que no es quién para dar lecciones de superación cuando ha hecho que le borrasen a Damon de su mente. Así, sin anestesia. Me avergüenza reconocer que no vi venir para nada que esto pudiera pasar y menos que fuera Stefan el que le soltase la bomba. Me dejó bastante impactada y complacida al mismo tiempo. Elena actuó muy cobardemente al borrar los recuerdos de Damon, ya que me parece traicionar la memoria de la persona a la que supuestamente tanto quiere.

Stefan no ha hecho más que decir en voz alta lo que todos queríamos decirle a Elena. Más aun cuando va reprendiendo a los demás por algo que ella no ha sabido hacer.

Finalmente, Elena confronta a Alaric sobre su reciente lobotomía y lee una carta que escribió antes de hacerlo para que entendiese porque había tomado esa decisión. Al final, Elena decide no recuperar los recuerdos para cumplir con su deseo de seguir adelante; no sin antes pedirle a Alaric que lo guarde por si necesita releerlo en el futuro.


Hablando de Alaric, en este capítulo lo hemos podido ver haciendo de padre con Jeremy. Primero en el hospital acompañando a un resacoso Jeremy, y después en el bosque dándole la misma lección que el propio Stefan le dio a Elena hace ya un par de temporadas. Hay que aprender a vivir con ello. No se pueden usar trucos como Elena o irse por el mal camino como Jeremy. Hay que seguir intentándolo por mucho que duela, porque eso es lo que se debe hacer. Una lección de vida, aplicable a todos nosotros y a todo tipo de circunstancias.

Por último, nos queda hablar de Matt y Tripp. En este capítulo hemos descubierto que Tripp, al igual que Sarah, recuperó sus recuerdos cuando entró dentro de Mystic Falls. Hasta entonces había pensado que su mujer murió en un accidente de coche, pero ahora ha descubierto que fue un vampiro el que lo hizo y después le hizo creer que había sido culpa suya. Esto explica porque Tripp siente tanto odio hacia ellos. Pero lo peor de todo es que cuando le confiesa esto a Matt, también le muestra a Enzo, y le dice que lo va a utilizar para que le diga las identidades de los vampiros del pueblo y sus alrededores. Más les vale que se dejen de tonterías y se vuelvan a unir, o no hará falta si quiera destruir el hechizo antimagia de Mystic Falls. Ya hemos visto cómo se las gasta Tripp.

En definitiva, un capítulo con grandes e inesperados giros que nos han tenido pegados al sillón desde el minuto uno.

6x05 'The World Has Turned and Left Me Here'


‘The Vampire Diaries’ continua aumentando la intensidad con el capítulo ‘The World Has Turned and Left Me Here’.

Por un lado, nos encontramos a nuestros vampiros de Mystic Falls asistiendo a la fiesta de 'Homecoming' en el laberinto de maíz. Y por otro, a Damon y Bonnie tratando de regresar a casa. Todo con inesperados resultados.

Elena descubrió en el último capítulo que estaba enamorada de Damon. Sin embargo, la chica no parece tener interés por cambiar la situación actual, y así se lo hace saber a Alaric, asistiendo a la fiesta de ‘Homecoming’ en el laberinto de maíz. Y por otro, a Damon y Bonnie tratando de regresar a casa. Todo con inesperados resultados.

Damon puede haber sido su novio, pero ahora mismo para Elena no es más que un asesino en serie. Por tanto, no necesita ni quiere tener esos recuerdos de vuelta, y más teniendo en cuenta que Damon sigue muerto y que en la carta se dijo a sí misma que debía darse una oportunidad de ser feliz. Eso sí, habrá que ver como maneja la situación cuando se entere del regreso de Damon. Tranquilos que ya llegaremos a esa parte.

Elena decide invitar a Liam a la fiesta. Poco a poco estos dos personajes se van acercando, aunque habrá que ver que tan fuerte es su vínculo cuando Elena recupere los recuerdos de Damon. Según Elena, el tipo de chico que le gusta es el “héroe.” Irónicamente eso es en lo que se ha convertido Damon, sobre todo después de los acontecimientos vividos en la final de la quinta temporada en la que tanto él como Bonnie sacrificaron su vida por todos ellos.

Además, parece ser que Liam se va a estar haciendo bastantes preguntas sobre cómo una persona a la que él había dado por muerta pudo salir de ahí caminando como si nada. Peligro Elena, ¡peligro!


Elena decide citar a Alaric y a Jo sin que estos lo sepan, aunque estos no tardan demasiado en descubrir el engaño. Ambos personajes se atraen muchísimo, eso salta a la vista, pero el hecho de que Alaric no pueda estar cerca de ella sin querer desgarrarle el cuello supone un pequeño problema.

Al final del capítulo vemos como Alaric obliga a Jo a pensar que la fiesta ha sido un desastre y que él es un borracho aburrido. Sin embargo, contra todo pronóstico, Jo acaba besándolo, dando a entender que no le ha funcionado la compulsión. La pregunta ahora es, ¿por qué? ¿Sabe de la existencia de los vampiros y por eso toma verbena? ¿Es algún tipo de criatura sobrenatural y por eso no le afecta? ¿Ha aprendido a controlar la compulsión? ¿El problema lo tiene Alaric? Preguntas, preguntas…

En plena fiesta tiene lugar un accidente que convierte la noche en una carrera por la supervivencia. Cuando Tyler se dirige a la fiesta tiene un accidente y termina atropellando a varias personas en el maizal. Recordar que la maldición del hombre lobo se desencadenaba cuando uno mataba a una persona, directa o indirectamente.



Al final, solo muere una persona, pero solo esa muerte habría sido suficiente para truncar la nueva oportunidad que se le había brindado a Tyler de empezar de nuevo como humano. Afortunadamente, Liv ha tenido un gran gesto con él al acabar matando, y ya de paso ahorrandole sufrimiento, al joven moribundo. De esta forma, es Liv y no Tyler la culpable de esa muerte.

Si he de ser sincera, no apostaba demasiado por esta relación. Sin embargo, este gesto de Liv y la escena posterior en la que Tyler le dice a una llorosa Liv que no malgastará esta nueva oportunidad, me han puesto a bordo del barco de inmediato. Espero que sepan construir una bonita y duradera historia, y que no termine diluyéndose como tantas otras en la serie.

También tenemos que hablar de Caroline, Stefan y Ivy. El capítulo anterior terminó con la revelación de que, en realidad, Enzo no mató a Ivy, sino que la convirtió. El daño está hecho, pero este gesto dice también mucho del personaje de Enzo.

Los gestos y las interacciones entre personajes están siendo una parte fundamental de la temporada. La idea de volver a los orígenes de la serie, centrándose en aspectos más banales y apropiados a la temática de la misma, me parece muy acertada y necesaria para una serie que estaba empezando a perder el norte.



Stefan recurre a Caroline para que le ayude con Ivy, mientras él pide a Luke que le haga un anillo de día. Sin embargo, lo que este no le cuenta a Caroline, es que lleva idea de pedirle a Alaric que obligue a Ivy a alejarse de él y vivir una vida feliz. Alaric se ofende por tal petición, pero Stefan no pierde la oportunidad de reprocharle que con Elena no tuvo ningún problema en hacerlo.

Aunque ambas situaciones no son para nada comparables, si comparto con Stefan el rechazo a la decisión que tomaron tanto Elena como Alaric. La primera por traicionar la memoria de su amado Damon y el segundo por no velar y preservar el recuerdo de su amigo.

Finalmente, Stefan y Caroline tienen un nuevo encontronazo. Otro de tantos... La joven se da cuenta de que Stefan pretendía huir dejando a Ivy a su cuidado, algo que Stefan no niega en ningún momento. Para la vampira rubia este gesto es la gota que colma el vaso y le deja claro que no quiere volver a saber nada más de él. Aunque todos sabemos que no es verdad y que eventualmente se reconciliarán. Por su parte, Ivy termina en manos de Tripp mientras esperaba a Caroline en la carretera.

La actitud de Stefan es reprobable, pero es bastante más comprensible que aparentar como si nada hubiera pasado y como si nada te hubiera afectado. Al final del episodio queda comprobado lo perdido que estaba Stefan sin Damon ahí para guiarle. Como bien dejo caer Elena en el anterior capítulo, Damon es la constante en la vida de Stefan.


Por último, queda hablar de Damon, Bonnie y Kai. Sus escenas vuelven a ser una semana más lo más destacado y entretenido del capítulo. Tras descubrir que Kai no sabe el hechizo que los va a traer de vuelta, Bonnie se deshace de él ante la desaprobación de Damon.

Sin embargo, el razonamiento de Bonnie tiene toda la lógica del mundo “¿qué prisión le da a un prisionero la llave?” Ninguna. Kai necesitaba una bruja Benett para que el ascendente funcionase.

Cuando Damon y Bonnie están a punto de regresar a casa, Kai aparece y dispara una flecha a Bonnie, lo que la echa fuera del área afectada por el eclipse. Haciendo honor a su merecido título de heroína y mártir, Bonnie se sacrifica para que Damon pueda regresar a casa.

Un gesto precioso que demuestra lo cercanos que se han vuelto estos dos personajes y que vuelve a confirmar lo que ya todos sabíamos, Bonnie es el personaje más desinteresado de la serie. Siempre está anteponiendo la felicidad de otros a la suya propia, y eso la honra. Solo espero que Damon sepa devolverle el favor y no se rinda hasta que la traiga de vuelta.

En definitiva, un capítulo lleno de emociones que nos deja esperando con ansias el próximo.


6x07' Do You Remember the First Time?' & 6x08 'Fade Into You'


El último capítulo de ‘The Vampire Diaries’ antes del parón de acción de gracias estuvo centrado precisamente en dicha festividad con una atípica cena de “friendsgiving”. Sin embargo, la cena que con tanto esmero había preparado Caroline terminó como todo suele terminar en esta serie... ensangrentada.

Comenzaré hablando de Bonnie y Kai, quiénes a día de hoy continúan encerrados en su ya no tan misteriosa prisión. Cuando Damon se marchó, Bonnie se quedó sola haciendo frente a Kai. Sin embargo, un movimiento muy inteligente por parte de Bonnie fue poner su magia a buen recaudo en el osito y enviarlo de regreso a Mystic Falls. De esta forma, Kai ya no podría seguir presionándola para sacarle de allí, o al menos eso pensaba ella. Una vez más, vemos a Bonnie anteponiendo lo que considera moralmente correcto a su propia felicidad, lo que incluye su regreso a casa.


A pesar de todo, gracias a esta decisión, Damon terminó encontrando el osito, perdón a Miss Cuddles, y renovando su esperanza de recuperar a Bonnie. Damon pensaba que una de dos, o había muerto de la herida de flecha o Kai la había rematado. De hecho, a su regreso Damon no le contó a nadie, salvo a Stefan, que había estado con Bonnie los últimos cuatro meses. Todo con el fin de no matar a Bonnie por segunda vez para sus amigos y ahorrarles ese mal trago. Una prueba más de la gran evolución de este personaje, que prefiere llevar esa carga solo antes que compartirla.

En este capítulo especial de acción de gracias hemos descubierto más sobre el aquelarre Géminis y sobre la desestrucutada familia que se oculta tras él.

Muchos ya habíamos adivinado que Kai y Jo eran hermanos, especialmente desde que esta dijera que su hermano le había extirpado el bazo. Sin embargo, en este capítulo hemos descubierto que los gemelos Liv y Luke también son sus hermanos.

A través de flashbacks a esa terrorífica noche de 1994 en la que Kai asesinó a sus hermanos, hemos podido ir entrelazando piezas del pasado con el presente. Mediante la historia que cuentan tanto Jo como Kai, se ha desvelado lo siguiente. En el aquelarre Géminis, los pares de gemelos están destinados a ser líderes, pero solo uno de ellos puede serlo. Por esa razón, cuando cumplen 22 años tienen que unirse, de forma que uno de ellos muere y el otro absorbe su magia, convirtiéndose este último en el nuevo líder.


Malachai y Joseth (no había nombres más raros...) fueron los primeros gemelos del aquelarre. Sin embargo, la personalidad psicótica de Kai y su capacidad para consumir la magia de otros, impedía a Jo tener alguna oportunidad contra él. El padre de estos se dio cuenta de que Kai no podría ser líder, por lo que siguió teniendo hijos hasta que diera con otro par de gemelos, nuestros queridos Liv y Luke.

Cuando Kai se enteró de esto, se enfadó tanto que quiso matarlos, pero Jo los puso a salvo y mediante un engaño consiguió que el aquelarre pusiera a Kai en la prisión en la que lleva encerrado desde entonces.

Al final, Kai descubre que su hermana había hecho algo similar a Bonnie y había colocado su magia en un cuchillo, por lo que ya no necesita la ayuda de Bonnie. Esta acaba acuchillada y abandonada en Portland. Menos mal que Damon está manos a la obra para recuperar el ascendente, aunque eso signifique obligar a su mejor amigo a robárselo a su novia.


En la actualidad, el dilema al que se enfrentan los hermanos Parker consiste en unirse o no. Como miembros de un aquelarre, saben que este necesita un líder y que por tanto deben unirse, pero esto quiere decir que uno de ellos morirá. Como bien dice Liv, o muere o consigue vivir sabiendo que mató a su propio hermano. Y siendo sinceros, ninguna de las opciones resulta demasiado tentadora.

Afortunadamente para Liv, Tyler se está convirtiendo en un gran apoyo para ella y no va a permitir que ni su padre ni el aquelarre la obliguen a hacer algo que no quiere. Por ello, decide llevársela a Mystic Falls, el único lugar libre de magia donde puede protegerla. Estos dos pueden llegar a convertirse en una pareja muy interesante si los guionistas saben hacerlo bien. Eso sí, no me ha gustado nada que recrearan con Tyler y Liv un escena idéntica a la de Tyler y Caroline en el capítulo 2x22. Un poco de originalidad señores.

Respecto a las idas y venidas de Elena y Damon, parece ser que por fin las cosas vuelven a encauzarse en la dirección correcta.


Desde el regreso de Damon, Elena ha estado haciendo un esfuerzo por continuar con su vida como si nada hubiera cambiado. Sin embargo, ni su carrera de medicina ni su novio, el futuro doctor premio humanitario, parecen ser suficientes, al menos ya no.

El hecho de tener toda una parte de su vida en la oscuridad, realmente la está empezando a corroer por dentro. Tanto que llega incluso a cruzar la frontera de Mystic Falls para recuperar sus recuerdos. Por suerte, Damon la saca a tiempo de que tengamos otra muerte que añadir a la lista de muertos de la temporada. RIP Ivy, Tripp...

Finalmente, Damon decide dejar ir a Elena por enésima vez, ya que considera que está feliz sin él y eso puede ser algo bueno para ella. De verdad, entre Damon y Bonnie estamos servidos de mártires en esta serie.

También es importante mencionar el famoso “Delena Rain Kiss”, ya que después de cinco años de peticiones por parte de los fans de la pareja, los guionistas de la serie han decidido rendirles un homenaje y concederles por fin el apasionado beso bajo la lluvia.


El beso ha sido un flashback al verano que pasaron juntos antes de que Elena se mudase a la Universidad. Al parecer, este recuerdo es el favorito de Damon y además sirve para darle mayor dramatismo a la decisión de Damon de abandonar a Elena, en especial por ese “Promise me this is forever?” que le dedica Elena en el flashback.

También me gustaría destacar la realización de la escena, ya que considero que han conseguido hacer que una escena tan difícil y poco agradable de rodar parezca al mismo tiempo muy natural y ligera.

Sin embargo, en este último capítulo Elena parece haberse decidido a darle una nueva oportunidad a lo suyo con Damon, y es que después de decirle que se encuentra en una encrucijada, le pide que la ayude a traer de vuelta a su amiga Bonnie para que pueda preguntarle qué hacer. Dado el sacrificio que hizo Bonnie para que Damon pudiera regresar junto a Elena, todos sabemos qué le aconsejaría Bonnie.

Por otro lado, tenemos a Stefan y Caroline. Por fin, Caroline ha revelado que tiene sentimientos por Stefan. Perdón, ¿He dicho Caroline? Quería decir Enzo. El vampiro soltó la bomba a Stefan cuando estos se estaban preparando para intercambiar a Tripp por la sheriff Forbes.

La relación de Stefan y Caroline no pasa por su mejor momento, pero poco a poco parece que van limando asperezas.


De todas formas, la escena de Alaric y Damon metiéndose con Stefan por haber herido los sentimientos de Caroline y por no haber sido invitado a la cena de acción de gracias ha sido de lo mejor del capítulo.

Tengo ganas de ver más escenas entre estos tres personajes, con Enzo incluido, ya que sus personalidades empastan y se complementan a la perfección.


Al final, Stefan confronta a Caroline y le dice que el motivo por el cual la apartó fue que es la persona que más conecta emocionalmente con él, razón por la que tuvo que apartarla más que a nadie. Una tierna escena que sirve para allanar el camino hacia una posible relación entre Stefan y Caroline a largo plazo.

Los personajes de Matt y Jeremy siguen teniendo escaso protagonismo esta temporada, aunque tampoco es que hayan tenido demasiado en el resto.

El primero presiento que va a encontrarse en una encrucijada, especialmente ahora con la muerte de Tripp. Posicionarse en el bando de sus amigos o en el de los humanos. ¿Apuestas?

Por su parte, Jeremy continúa asumiendo poco a poco la pérdida de Bonnie, aunque no necesariamente para bien. La verdad es que tengo mucha curiosidad por ver cómo reacciona cuando Elena le comunique que Bonnie está viva.

En definitiva, esperemos que con el próximo capítulo nuestros vampiros se acerquen cada vez más al paradero de Bonnie y puedan rescatarla, que ya le toca. Aunque la verdadera pregunta es ¿qué pasará con Kai? Algo me dice que tenemos Kai para rato. 

6x09 'I Alone'


En el capítulo de la semana pasada de ‘The Vampire Diaries’ fuimos testigos del fallido intento de rescate a Bonnie.

Con la ayuda voluntariosa de Liv, y la no tan voluntariosa de Alaric, Damon y Elena viajaron a 1994 gracias al ascendente. Una vez allí Damon y Elena se pusieron rápidamente en contacto con Bonnie y acordaron reunirse en Mystic Falls en unas horas para volver juntos a casa.

Esta trama deja bastante que desear ya que podrían haberse acercado ellos a Portland para recogerla en coche y así no apurar tanto el tiempo. En lugar de eso, Damon y Elena pasaron el día rememorando viejos tiempos y comiendo el plato estrella de la serie. Me refiero a las tortitas, por supuesto.

Damon finalmente tuvo que confesar a Elena que había tenido que obligar a Alaric para que este le robase el ascendente a Jo. Elena lógicamente se marcha de la cocina molesta. Durante la discusión posterior, Elena le reprocha a Damon que la única razón por la que quiere ayudar a Bonnie es para que esta le hable bien de él y así se vuelva a enamorar de él. Aquí es donde me gustaría recordarle a Elena que el plan de traer a Bonnie de vuelta ya estaba en marcha cuando ella decidió apuntarse. Pero claro, ya todos sabemos de qué pie cojea Elena.


Al final, Damon busca a Elena y le deja claro que esto lo está haciendo por Bonnie, no por ella. Gracias a Bonnie, que no perdió la esperanza en ningún momento, Damon consiguió soportar vivir en esta realidad, y posteriormente, salir de ella.

La joven parece quedarse contenta con la explicación que el vampiro le da y en seguida parece olvidarse de la discusión, llegando incluso a pedirle perdón por haber borrado sus recuerdos. Como bien dice ella, esos recuerdos solo eran medio suyos y no tenía derecho a hacerlo.

El plan de traer a Bonnie de vuelta fracasa, como era de esperar. Este nuevo fracaso da la razón a Jeremy en qué la vida de todos ellos ha terminado por reducirse a una sucesión de planes frallidos. Casualmente, eso es en lo que la serie se ha convertido últimamente.


De cualquier manera, el plan fracasa porque Kai consigue volver al presente en Mystic Falls y tiene un enfrentamiento con Liv. Por esta razón, Tyler decide que Liv pare el hechizo.

Lo sorprendente del asunto, por decirlo de forma educada, es que tanto Tyler como Alaric continúan anteponiendo la vida de personas que apenas conocen a la de Bonnie, la persona que sacrifico su vida para que ellos volvieran a la vida. Decir que son ingratos es quedarse cortos.

Pero lo peor no es eso, lo peor es que encima tienen la cara dura de hacerse las víctimas. Con esto último me estoy refiriendo a Alaric, quien tras descubrir que Damon le había obligado a robarle el ascendente a Jo, le suelta un discurso épico de estos con los que tan a gusto se quedan en esta serie. Además de propinarle un par de golpes.


Antes de hablar sobre la historia de “Sarah” y Stefan, me gustaría destacar la desgarradora escena en la que Bonnie llega al porche de la casa Gilbert, solo para descubrir que no hay nadie esperándola allí y que está nuevamente sola. Gran interpretación de Kat Graham.

Por otro lado, se ha descubierto un misterio que ni siquiera sabíamos que existía. Sarah Salvatore ha resultado no ser la hija huérfana de Zach Salvatore sino una tal Monique. Al parecer, Stefan se encargó de proteger a esa niña y se aseguró de que tuviera una buena vida, pero Damon no tiene idea de esto. Lo más probable es que para protegerla del antiguo Damon.

Desafortunadamente, tras desvelarse el pastel, Monique no ha durado mucho. Enzo, tras descubrir que Stefan la había obligado, le presionó sin éxito para que este le contase su secreto. Sin embargo, ante la negativa de Stefan, rompió el cuello.


Una cosa está clara, no nos han introducido a la “sobrina” de los hermanos Salvatore para quedarse en la mera trama de una usurpadora de identidades. En cualquier momento de la temporada, la auténtica Sarah Salvatore hará su aparición estelar. De eso estoy convencida.

Por último, Matt ha llegado finalmente a su límite. De hecho, le ha propuesto a Jeremy convertirse en cazadores de vampiros, siendo Enzo el primero de sus objetivos.

En definitiva, un capítulo bastante más flojo de lo habitual esta temporada y que realmente no avanza demasiado la trama.

Fuente: Todosobreseriestv

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Diseño hecho por